Todo empezó a finales del año 2019 cuando se puso en contacto con nosotros Pilar. Unos meses después, en mayo del año 2020, pensaba casarse con Luis y andaba en busca de unas invitaciones de boda diferentes o algún que otro detalle con un toque especial.
 
Así que, sin prisa pero sin pausa, el equipo del Espacio Creativo VéRTICE se ponía manos a la obra para tratar de sorprender a la pareja en uno de los días más importantes de sus vidas. Pilar nos contó que les encantaban las hortensias y que andaban en busca de un detalle sencillo y natural pero con una historia que contar… De hecho, Luis es carpintero por lo que cada uno de los detalles llevaba un acabado en madera muy especial.
 
Si nada de esto hubiera pasado y la pandemia hubiera sido tan solo un mal sueño, este sábado, 9 de mayo, habría tenido lugar el feliz enlace. No ha podido ser. Al menos no por ahora. Y nuestro equipo de Espacio Creativo nos contaba que hoy sus invitaciones contaban otra historia bien distinta La historia de unos novios que cambian sus planes por un virus con corona y que han sido realizadas con todo el cariño del mundo por un grupo de personas con discapacidad intelectual que no dudó ni un segundo en sorprender a esta pareja de Cuenca.
 
Por su parte, y aunque en la distancia, Pilar y Luis, muy emocionados, nos contaban que los planes volverán a su curso pero que lo importante ahora es que todos estemos bien. “Gracias. Tenemos las mejores invitaciones del mundo“, concluían.