Este año, la Navidad ha servido para recuperar esa ansiada normalidad que llevábamos años esperando. Y qué mejor que hacerlo con una buena dosis de humor de la mano de uno de nuestros grandes amigos del Centro Vértice, el humorista, imitador y payaso Gabriel Gutiérrez. Ya durante los peores momentos de la pandemia nos alegró con algunos mensajes en vídeo en los que animaba a nuestros chicos. Sin embargo, hace unos días aterrizaba en nuestras instalaciones con un show de imitación y música en directo que hizo bailar a los más de 140 usuarios -entre centro de día y residencia-, que disfrutaron de la cita.

Entre los personajes que trajo hasta la Fundación José Luis Zazurca, contamos nada más y nada menos que con la presencia del Rey Emérito, José Luis, Perales, Rafael, Julio Iglesias, Jorge Javier Vázquez, Carlos Arguiñano o David Bisbal, que levantó a una buena parte de los asistentes al ritmo del mítico ‘Ave María’.

Y es que el maestro de primaria zaragozano, esto de imitar lo ha llevado en la sangre desde niño. “Empecé en casa, con 7 u 8 años, delante de la pantalla del televisor”, rememora. Al cumplir 18 decidió tratar de convertirlo en algo más que un juego, formándose en interpretación y clown, actividades que alterna con su trabajo como profesor

Hoy, junto a su familia, incluso ha creado un show de clown de la mano de su alterego, el payaso Kikote, a quien acompañan Kika -a quien da vida su mujer Estefanía Vives- y los hijos de ambos, Julia, que es Kikita y Lucas, que es Kikito. “Todos los años hacemos un bolo solidario en una guardería zaragozana. Es una experiencia difícil de superar, la verdad”, admite, emocionado.

“Lo que más me gusta de ser un payaso es la capacidad de empatía que requiere este oficio. Exige tener una mirada limpia. La cuarta pared no existe y necesitamos la verdad para hacer nuestro trabajo. Todos tenemos un payaso dentro, y que sirva para hacer feliz a la gente… es algo indescriptible“, resume el zaragozano.

Un dulce cierre

Como colofón, nuestros chicos y chicas -ataviados con sus gorros navideños- degustaron un delicioso chocolate caliente con bizcochos, que hizo las delicias de los y las asistentes. ¿Se puede despedir el año de mejor forma? GRACIAS POR HACERLO POSIBLE. Y ahora, a por 2023.